Bioplásticos

La industria desarrolla constantemente materiales novedosos y muchos de ellos tienen aplicaciones muy representativas en la protección del medio ambiente. Así, podemos hablar de los Bioplásticos, que de aquí a unos años podrían sustituir a los plásticos de un solo uso. Si quieres saber más sobre Bioplásticos y sobre su producción, continúa leyendo este artículo de Coplasem y te lo contamos.

¿Qué son los Bioplásticos?

La característica principal de los bioplásticos es que están producidos a partir de materiales orgánicos, y en consecuencia son biodegradables. Es un material que imita al plástico, pero realmente no es plástico, porque no se produce a través del petróleo. Los plásticos no son biodegradables y generan una gran cantidad de basura. El uso de los bioplásticos genera la misma cantidad de basura, pero, al contrario, no conlleva un problema medioambiental, ya que se degradan fácilmente en la naturaleza.

¿Cómo se producen?

Los bioplásticos se producen a partir de productos vegetales, por ejemplo, a partir de residuos agrícolas, como celulosa o almidón de patata o maíz. Derivados de plantas como maíz, soja o patata cuando se enfrían cogen el aspecto de un plástico tradicional, pero sin que tengan nada en común a nivel molecular. Este material se fabrica a partir de plantaciones que se producen de forma expresa para este fin. Así, en vez de destilar petróleo se cosechan diferentes plantas, que, mediante procesos químicos en un laboratorio, dan como resultado materias primas útiles para la fabricación de bioplásticos.

Uso del Bioplástico

El uso del bioplástico se está extendiendo más allá de la fabricación de las bolsas de la compra. Hoy en día, su uso se puede ver en medicina (en prótesis, hilos de sutura,), en alimentación (en productos de catering, envases de un solo uso,…), en juguetes e incluso en el sector de la moda, creando líneas de ropa con este material.

Objetivos de los Bioplásticos

Las políticas y la concienciación sobre la necesidad de reciclar y evitar el uso de plásticos de un solo uso, no está teniendo el impacto necesario en algunos sectores de la población, lo que hace que la contaminación por los plásticos aumente año en año. De esa manera, una de las posibles soluciones sería que no se usara el plástico como material en la creación de productos de consumo. Ese sería el objetivo de los bioplásticos, sustituir los plásticos tradicionales.

La creación y desarrollo de los bioplásticos no ha sido casualidad, es la respuesta al problema que plantea el plástico tradicional. El plástico es muy resistente, y es por ello por lo que su uso en la creación de objetos que deban tener una durabilidad está más que confirmada, pero su uso en productos de “usar y tirar” es imposible de gestionar por el medio ambiente.

Esta entrada fue publicada en Bolsas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *