Bolsas autocierre del tamaño y color que buscas

Bolsa autocierre Coplasem

Las de bolsas autocierre o cierre a presión, son un elemento de embalaje imprescindible para cualquier empresa o negocio. Estas nos ayudan a conservar la calidad de nuestros productos sean lo que sean, ya que los mantienen envasados al vacío.

En Coplasem ofrecemos bolsas autocierre totalmente personalizables: puedes elegir el color y el tamaño que quieras. De este modo, tus productos quedarán perfectamente embalados, ya que este tipo de bolsas tienen cierre hermético. Además, nos aportan muchas ventajas, no sólo por su eficacia como embalaje, si no que también por ser reutilizables para el cliente final.

Elige el tamaño y color ideal de las bolsas

Para elegir el tamaño que mejor va con tus productos, es recomendable primero medir el tamaño de estos: el ancho, el alto y el largo. Para que el producto quepa a la perfección, tendrás que añadir algún centímetro de más a la medida original.

Respecto al color, la posibilidad de elegir el tono para las bolsas nos da pié a elegir un color similar o igual al que represente nuestra marca. Esto, aportará profesionalidad a nuestros productos y a nuestro negocio, ya que el embalaje también es una parte importante de nuestra marca.

Material de las bolsas autocierre

Las bolsas de autocierre, también conocidas como bolsas de cierre zip-loc, están hechas de polietileno de baja densidad. Este es es un material termoplástico que permite moldearse mediante calor. Además de en el campo del embalaje, este material también se utiliza en el ámbito de la construcción: para tuberías, aislante eléctrico, etc.

Este material es flexible, no es tóxico, es muy ligero y de bajo coste económico. Por lo cual, este será el embalaje perfecto para cualquier producto, tanto orgánico como no orgánico.

Ventajas de utilizar bolsas autocierre

Este tipo de bolsas son una de las mejores opciones para embalar tus productos. Por un lado, se cierran herméticamente, por lo cual no permite la entrada ni la salida del aire. Esto ayudará al mantenimiento del producto y podemos incluso conservar alimentos. Siendo su cierre al vacío, este tipo de bolsas permiten introducir hasta líquidos en su interior.

Otro punto a favor es que son reutilizables para el cliente que reciba el producto. Los usos principales que podemos dar a las bolsas autocierre es el de guardar, conservar, transportar y proteger. A continuación os damos algunas ideas para dar una segunda vida a estas bolsas:

Llevar líquidos en el avión

En los aeropuertos no está permitido introducir líquidos, a no ser que estén guardados en una bolsa de autocierre. Esta es una forma muy útil de reutilizar las bolsas con cierre zip.

Congelar alimentos

Otra buena opción es reutilizar este tipo de bolsas para congelar alimentos, ya que no se deben introducir sueltos en el congelador. Existen a la venta bolsas autocierre con este propósito, pero, ¿porqué no reutilizar el embalaje de un producto?

Conservar revistas y cómics

Dado que el papel es un material muy frágil, es recomendable protegerlo si queremos conservar libros, cómics, revistas, etc. Las bolsas zip-loc pueden ser nuestras aliadas, ya que los mantendrán fuera de la luz, humedad y agentes externos que pueden estropear nuestros libros más preciados.

Transportar comida

Hoy en día pasamos muchas horas fuera de casa, y nos llevamos fruta, bocadillos, o frutos secos en el bolso o mochila, incluso para nuestros hijos. Podremos usar las bolsas autocierre para transportar estos alimentos.

 

No cabe duda que las bolsas autocierre son una opción óptima de embalaje. Si estás buscando este tipo de bolsas con tamaño y color personalizables, contacta con Coplasem. También disponemos de medidas estándares las cuales son enviadas automáticamente en paquetes de 1000 unidades.

 

Esta entrada fue publicada en Bolsas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *