Cintas adhesivas

cintas-adhesivas Coplasem dispone de soluciones adhesivas para unir, fijar, sellar y proteger la mercancía. Disponibles en varias calidades y formatos, con posibilidad de imprimir su logotipo, ideal para publicitar la imagen de su empresa.
  • Cinta adhesiva
  • Cinta strapping
  • Cinta americana
  • Cinta inviolable
  • Cinta adhesiva para máquinas cierrabolsa
Además proporcionamos aplicador de cinta adhesiva de excelente calidad y fiable.

Mostrando todos los resultados 5

¿Quieres saber más sobre nuestras cintas adhesivas?

Las cintas adhesivas son básicamente la combinación de:

  • Un soporte. Que puede ser de materiales muy diversos desde papel, tela, plástico o incluso papel de aluminio.
  • Una película adhesiva, que recubre el soporte.
  • Un revestimiento antiadherente (en caso necesario)

 

Dependiendo de la elección de estos materiales sus características varían. Su uso principal es unir objetos en lugar de utilizar otros métodos más complicados y costosos, como grapas o incluso soldaduras. Un plus de las cintas adhesivas es que son respetuosas con las superficies, ya que en general no dejan residuos al retirarse o, en caso de dejarlos, estos se pueden retirar con facilidad. Esto depende tanto del tipo de cinta adhesiva, como de la superficie donde se aplique. Otra opción son los adhesivos líquidos, pero resultan más sucios, y más laboriosa su aplicación.

Tipos de soportes

Las cintas adhesivas varían en cualidades según el material de soporte.  Estos son los más comunes:

  • Papel: es un tipo de cinta ecológica, normalmente de color marrón. Ideal para la aplicación en embalajes ligeros.
  • Tela: este soporte a menudo incorpora una capa de tejido para reforzar, lo que le aporta mayor fuerza y propiedades de resistencia al calor.
  • Fieltro o tejido sin tejer (TST): suelen aplicarse este tipo de cintas para evitar que rayen cualquier superficie.
  • Lámina metálica: reforzadas con aluminio, e incluso con plomo. Son más resistentes en temperaturas extremas y humedad elevada.
  • Plástico/polímero: pueden ser de una o varias capas y combinarse con otros materiales como el papel o el aluminio.
  • PVC/Vinilo: resistente al desgaste, la intemperie y la abrasión.
  • Acrílicos: de una excelente claridad y son estables a los rayos UV.
  • Vidrio/fibra de vidrio: proporciona estabilidad en entornos adversos ya que es muy resistente.

Tipos de adhesivos

La selección del adhesivo adecuado requiere un buen conocimiento del soporte que se va a utilizar y el uso que se le va a dar. Son de materiales muy diversos. Aquí destacamos algunos ejemplos:

  • Los acrílicos ofrecen una excelente resistencia a las inclemencias del tiempo y proporcionan un tiempo de fraguado muy rápido.
  • Las resinas epoxi son conocidas por su resistencia a los daños químicos y ambientales.
  • Las bases de caucho proporcionan uniones muy flexibles. Suelen estar basados en compuestos de butadieno-estireno, butilo, poliisobutileno o nitrilo.
  • El polipropileno solvente es un adhesivo extra fuerte, resistente a los agentes externos. Al ser extra fuerte, es ligeramente ruidoso al desenrollarse.
  • Hot Melt: proporciona un sellado consistente y fiable.

El uso de las cintas adhesivas es muy sencillo, pero hay tres modos distintos de activar los adhesivos. Vamos a verlo con más detalle:

  1. Adhesivos sensibles a la presión (PSA) son pegajosos a temperatura ambiente. No necesitan ningún otro componente para adherirse a materiales como: papel, plástico, vidrio, madera, cemento y metal. No son recomendables con temperaturas extremas.
  2. El adhesivo activado por calor se vuelve pegajoso cuando se activa. Y, como es lógico, requiere un tiempo a una temperatura elevada de 180˚C o superior. La ventaja es que permite su unión a superficies difíciles como el caucho o materiales plásticos con base de PVC.
  3. El adhesivo activado por agua se utiliza en soportes de papel. Su base es de almidón, o cola animal, y se vuelve pegajoso cuando se humedece. Se suele utilizar para cerrar y sellar cajas.

Seguro que se está preguntando cuál escoger, ya que hay muchos tipos diferentes de cinta adhesiva entre los que elegir. Así que vamos a hablar con un poco más de detalle de alguna de ellas para ayudarle a seleccionar la adecuada:

Cinta strapping

La cinta strapping también es conocida como cinta de flejado o de filamentos.  ya que está compuesta por miles de ellos que se incrustan en el adhesivo. Es fuerte y versátil. Inventada en 1946 por Cyrus W. Bemmels. La característica principal de este tipo de cintas es que tienen refuerzos de filamentos de polipropileno tensado, hilo de poliéster o hilo de vidrio. El caucho es el tipo de adhesivo que se utiliza para estas cintas, por lo que se adhiere simplemente con una ligera presión. Su uso habitual es para empaquetado y unificación de cargas. De hecho se le considera el predecesor del film estirable, que ahora es tan frecuente en el envasado de palets.

Su versatilidad se utiliza para agrupar materiales con formas diversas, para unificar e incluso sellar paquetes, o asegurar que no se muevan piezas sueltas. Puede estirarse sin romperse, pero vuelve a su forma y tamaño original, lo que le permite sujetar las cargas con seguridad. Es resistente a los desgarros, rozaduras, roturas y abrasiones. Es más fuerte que otros cierres como los cordeles o cuerdas. Otra ventaja es que se retira sin dejar residuos.

Cinta americana

La cinta aislante, o cinta americana, es una cinta de tela recubierta con una resina de polietileno en una cara y un adhesivo muy pegajoso a base de caucho en la otra. La diferencia con otras, es que el soporte de tela le da resistencia, pero a la vez permite que se rasgue fácilmente con la mano. La cinta americana también es muy maleable y puede adherirse a una gran variedad de superficies. Es apta para su uso en interiores y exteriores gracias a su fuerza y resistencia al agua. Está disponible en varias anchuras, longitudes y colores.

La cinta americana suele estar hecha de tres capas diferentes. La capa superior, que está expuesta, está hecha de un plástico llamado polietileno fundido, que lo protege de la humedad y la erosión. Debajo hay una capa intermedia de tela, mientras que la capa inferior es un pegamento a base de caucho.

El revestimiento de polietileno es lo suficientemente flexible como para permitir que la cinta se adhiera a superficies irregulares o rugosas. No es recomendable pintarla ya que terminará desprendiendo la pintura, además de dejar un acabado irregular.

Sus orígenes se remontan hacia 1920, pero fue durante la Segunda Guerra Mundial cuando se perfeccionó. Se desarrolló el proceso para combinar múltiples capas de adhesivo sobre un soporte de tela recubierto de polietileno. Como muchos productos militares la cinta adhesiva fue originalmente de color verde, pero después de la guerra se cambió al color plateado que todos hoy en día conocemos y que le caracteriza.

La resistencia del tejido depende del número de hilos que contiene, este número determina la resistencia al desgarro. Los diferentes grados ayudan a determinar las aplicaciones para las que se debe utilizar. El grado se refiere a la forma de fabricación de la cinta, es decir, al tipo de adhesivo utilizado y a la resistencia del soporte de tela. Por ejemplo, una de calidad militar tendrá mayor resistencia al desgarro que una de uso doméstico, y por lo tanto mayor grado.

Los diferentes usos de la cinta americana

Los militares le encontraron muchos usos, entre los primeros fue mantener unidas las cajas de munición. Después de la guerra, se descubrió que la cinta americana es ideal para sellar las juntas de los conductos de calefacción o de  aire acondicionado. Y en la actualidad, se ha convertido en un producto polivalente y se utiliza para el sellado general, parchear agujeros, embalaje de cajas y reparaciones varias. Como ya hemos comentado, la cinta americana también puede adherirse a superficies rugosas e irregulares tanto de interior como exterior, y a materiales tan diversos como la madera, la piedra, el yeso, el ladrillo o el metal.

Además de estos usos comunes, existen otras aplicaciones curiosas que la gente ha ido empleando. Por ejemplo, para ayudar a mejorar la precisión al utilizar un saco de boxeo, se pegan fragmentos de cinta americana a modo de marca. O antes de retirar un cristal, cruzar la cinta aislante sobre este para evitar que se rompa al sustituirlo. Estos usos tan diversos han generado tanto interés que hay incluso libros y páginas web dedicados a usos poco convencionales.

Cinta inviolable

Una cinta inviolable es una cinta antimanipulación, para poder enviar palets, cajas de cartón u otros contenedores. Una vez puesta la cinta, si se trata de manipular se autodestruirá. Esto nos indicará que alguien no autorizado ha intentado abrir la caja, y siempre quedará constancia de este hecho. Nos proporciona un nivel adicional de seguridad ya que indica clara y visualmente la manipulación.

Se pueden utilizar diferentes sistemas de control de este tipo de cinta. Estos son algunos ejemplos de cómo notaremos si ha sido manipulada la cinta para acceder al interior de nuestro embalaje:

  1. Dejará un mensaje, como por ejemplo "abierto" o "NULO", tanto en la superficie fijada como en la propia cinta de seguridad.
  2. Mostrando una mala alineación.
  3. Se quedará el sello roto.

Además, para conseguir un plus en nuestra seguridad existen cintas con números de serie. Lo que da mayor control, ya que se pueden registrar como parte de la documentación del envío. Y también podemos utilizar cintas personalizadas para nuestra empresa, lo que complica aún más su sustitución y refuerza nuestra imagen de marca.

Todas las cintas de seguridad dejan un residuo permanente en la capa superficial donde se coloque ya sean cajas o palets. Puede utilizarse en metal, plástico, cartón, vidrio, madera, metal pintado y otros materiales.

La cinta de seguridad es una solución económica debido a su bajo coste, protegiendo la integridad de la carga durante el envío.

Mostrando todos los resultados 5