Palets

palet-cabecera La forma más habitual de transporte de mercancía si excluimos la mensajería y pequeña paquetería es sobre palets. Por eso, saber y conocer lo referido al transporte de mercancía en palet, es un aspecto clave como parte importante de un proceso logístico y por extensión de la cadena de suministro.

Mostrando todos los resultados 2

¿Quieres saber más sobre palets?

Un palet es una estructura que facilita la manipulación mecánica de las mercancías mediante carretillas elevadoras, gatos, etc. Se fabrican de distintos materiales como madera o plástico, los cuales determinan:

  1. La vida útil del palet.
  2. Su capacidad de carga.
  3. Sus características específicas.

Cada material tiene ventajas y desventajas, por lo que debemos analizar los usos que vamos a darle para escoger la mejor opción. No es lo mismo que los palets sean devueltos después de su uso, o si por lo contrario no regresan al punto de origen. También debe analizarse el tipo de mercancía, si es frágil o si necesita extremar las medidas de higiene. Y determinar el peso medio de carga que se desea enviar o almacenar es otro factor fundamental. La capacidad de carga depende de muchos factores, como la estructura del palet o el tipo de material, y puede ser catastrófico si se rompe al transportar productos. Además, pueden estar diseñados para apilar unos encima de otros cuando están completamente cargados, con el fin de hacer un uso eficiente del transporte, o pueden estar diseñados para anidar unos dentro de otros, de modo que ocupen muy poco espacio cuando estén vacíos.

Podemos diferenciar tres tipos de cargas:

  1. Capacidad de carga dinámica. Es el peso máximo que puede soportar un palet cuando se eleva con un gato manual o con una carretilla elevadora.
  2. Capacidad de carga estática. Es la carga máxima cuando está en posición fija, o en reposo, sobre una superficie plana.
  3. Capacidad de carga en estantería. Es la carga máxima cuando se apoya sólo en dos de sus lados.

Estándares de palets

Algunos tamaños de palets se utilizan únicamente en determinados países o sectores. Esto significa que trasladar productos en palet no siempre es sencillo. Las diferencias en el embalaje de los productos pueden hacer que éstos no quepan de forma eficiente en un palet, y los diferentes métodos de transporte pueden hacer que los palets no quepan fácilmente en los contenedores, lo que puede suponer un desperdicio de espacio, además de posibles daños en los productos.

Para garantizar una cierta uniformidad entre los palets, la Organización Internacional de Normalización (ISO) adoptó seis de estas normas nacionales como especificaciones internacionales:

  • Palet GMA: en Estados Unidos se estableció un standard de palet para la industria de la alimentación por la Asociación de Fabricantes de Comestibles (GMA). Es de los más utilizados tanto en EEUU como en gran parte del mundo. Compatible con estanterías norteamericanas y europeas estandarizadas. Sus medidas: 1016 x 1219 mm.
  • Palet estándar australiano (ASP): evolucionó tras la Segunda Guerra Mundial a partir de los palets dejados por el ejército estadounidense, que también eran cuadrados. Este tamaño de palet se ha mantenido a pesar de ser específico de Australia y de complicar el comercio internacional. 1165 x 1165 mm.
  • Palet asiático: se empezó a utilizar en Japón y Corea después de la Segunda Guerra Mundial, y en China un poco más tarde. Igual que los palets australianos son cuadrados: 1100 x 1100 mm.
  • Europalet: El original se estandarizó en 1968. Su pequeño tamaño le permite pasar por puertas estándar. Pero no encaja bien en los contenedores de transporte de la norma ISO por lo que ha disminuido su uso. 800×1200 mm
  • Palet europeo de tipo 2: es un equivalente al palet norteamericano GMA y es compatible con sus sistemas de estanterías. Esto ha contribuido a que se utilice cada vez más a nivel mundial. Sus medidas: 1200×1000 mm.
  • Internacional 1067: tiene su origen en el ejército estadounidense y fue diseñado para el transporte eficiente de artillería. Es incompatible con los sistemas de estanterías norteamericanos y europeos, y tampoco encaja bien en los contenedores de transporte ISO. Pero se utiliza ampliamente en Asia, América y Europa. 1067×1067 mm.

A la hora de elegir palets para su empresa, optar por un palet de tamaño estándar y utilizar equipos que funcionen con él en todos los puntos de la cadena de suministro puede simplificar las operaciones logísticas.

Palets específicos para cada industria

Dentro de las industrias, hay un palet para cada propósito. De hecho hay tantos, que no es posible hacer una lista exhaustiva. El tipo de palet suele estar determinado por los requisitos operativos específicos. Cada tipo tiene sus propios puntos fuertes, que se adaptan a la industria a la que está destinado. Hay que tener en cuenta que hay palets específicos que los hacen inadecuados para su uso fuera de la industria o región para la que fueron diseñados. A continuación nombramos algunos de los más comunes:

  • Palets de bebidas: tienen un tamaño más pequeño lo que permite que encajen en los muelles de carga, así como en las puertas de las tiendas y supermercados. Hay varios tamaños como 914×914 o 1219 x 914 mm.
  • Palets para automóviles: Las piezas se envían en palets de 1219 x 1143 mm. con poco espacio desperdiciado.
  • Medias palets: son del tamaño perfecto para exponer los productos en los pasillos de la tienda. Su tamaño es de 1219 x 508 mm.
  • A medida: Las mercancías pesadas, como los motores de automóviles o motocicletas enteras, no caben en los palets de tamaño y proporciones estándar. Por lo que se construye un palet a medida.

Los palets de plástico

Las empresas que han adoptado por los palets de plástico han reducido su coste y han aumentado la sostenibilidad gracias a las numerosas ventajas que detallamos a continuación:

  • Poco peso. Depende del estilo de palet, pero por norma general los modelos son mucho más ligeros que los de madera, de hecho entre un 50% y un 70% menos.
  • Abaratamiento de costes. Los palets de plástico apilables ocupan menos espacio, por lo que ahorran costes. Por su poco peso los gastos de envío resultan más económicos.
  • Larga durabilidad. Es una inversión a largo plazo, pero merece la pena su coste un poco más elevado, ya que pueden durar hasta 10 veces más que los palets de madera. Soporta enormes cargas dinámicas, de estantería y estáticas.
  • Respetuosas con el medio ambiente. Son reciclables por lo que se reducen los residuos.
  • Más seguro. Sin astillas, ni clavos, tampoco bordes afilados. Por lo que su manejo es mucho más sencillo.
  • Resistentes. A la humedad y a los productos químicos. Pueden utilizarse tanto en exteriores como en interiores. No se deforman, ni se arquean, ni les sale moho. Impermeable a los ácidos débiles y los álcalis. Estable a los rayos UV.
  • Higiénicos. Cumplen los requisitos de las aplicaciones alimentarias y de la industria farmacéutica y no atraen a los insectos. Su limpieza es sencilla, por lo que se pueden mantener altos niveles de higiene.
  • Diseños estándar o personalizados. Múltiples opciones disponibles gracias a las técnicas de moldeo flexibles.
  • Sirven para exponer productos. Este es un aspecto común en las industrias de comestibles o electrónica. Es decir, el distribuidor exhibe el producto mientras lo coloca en un palet, tras lo cual puede devolverlo al distribuidor.
  • Con la adopción por parte de muchos países de la normativa internacional de medidas fitosanitarias nº 15 (NIMF 15), será bastante difícil utilizar palets de madera, por lo que los de plástico son una muy buena opción.

Tipos de plástico

El material con el que se fabrica un palet afecta a su uso, a las veces que puede reutilizarse y a la posibilidad de reciclarlo. Es importante entender algunos datos básicos sobre el plástico antes de elegir.

En realidad, plástico es un término genérico para referirse a un polímero sintético, que está formado por cadenas repetidas de moléculas más pequeñas (llamadas monómeros) unidas entre sí para formar largas cadenas moleculares. Los polímeros utilizados para fabricar palets de plástico son sintéticos y se clasifican en dos grandes categorías:

  1. Termoestables: Pueden fundirse, y una vez se enfría se fija su forma permanente. La ventaja es que su punto de ignición es muy alto, por lo que el riesgo de incendio disminuye. El inconveniente es que no se reciclan fácilmente.
  2. Termoplásticos: Estos plásticos siempre se ablandan cuando se calientan y se resolidifican. Por lo que pueden reciclarse muchas veces. Son los más utilizados, ya que ayuda a las empresas a crear una cadena de suministro sostenible de circuito circular.

Los dos tipos de termoplásticos utilizados para fabricar palets de plástico en Coplasem son:

Polietileno (PE):

Es el plástico más popular del mundo. Es uno de los plásticos más sencillos que existen y sus propiedades dependen de su densidad. El polietileno es fuerte, estable a temperaturas tanto altas como bajas, y sus diferentes densidades pueden reciclarse juntas para crear fácilmente nuevos productos útiles. El polietileno de alta densidad es el material más escogido para los palets para dotarlos de una alta calidad dada su gran versatilidad, ya que puede utilizarse en casi cualquier industria sin dificultad.

Gran solidez, alta resistencia a la tracción, resistencia a la corrosión, buena estabilidad dimensional y absorbe muy poca humedad. Dadas todas estas características los palets pueden durar varios años. Se recomienda, al ser el coste algo más elevado que los de madera, que sean de envío interno o tener claro su retorno, para no perder la inversión realizada.

Polipropileno (PP):

El prolipropileno será casi un 13% más caro que los palets de polietileno, pero a cambio encontramos mejoras en sus características. Aquí van algunas comparando con el polietileno:

  • Más duro y más rígido.
  • El PP funciona a temperaturas más altas.
  • Soportan mayores pesos
  • Sirve para estanterías

Por estos motivos es necesario conocer a fondo las aplicaciones específicas que necesitará para poder escoger el palet que mejor se adapte a ellas. Es decir, el peso exacto que necesita transportar y el entorno en el que piensa utilizar el palet. Porque existen aún más variantes, como si utilizamos palets completamente nuevos, o utilizamos material reciclado, por lo que sus características también varían. Vamos a verlo.

Material virgen o reciclado

El polietileno de alta densidad y el polipropileno, como ya hemos visto, son los materiales plásticos más comunes en la industria. Si se utilizan de forma exclusiva y nueva se les denomina vírgenes. Pero se puede optar por el plástico reciclado, fabricado a partir de materiales plásticos usados, por lo que se tiene una mezcla de materiales.

Los materiales de PEAD o PP 100% vírgenes garantizan un rendimiento superior al de los palets de plástico reciclado. Es decir, estos palets de plástico se moldean a partir de un solo tipo de material. Como resultado son duraderos, fuertes, garantizan un rendimiento superior y son estables.

El plástico reciclado es una mezcla de material de palets de plástico usado. Es decir, puede mezclar material PP y PEAD entre otros. Este tipo son más baratos que los moldeados a partir de plástico virgen. Se caracterizan por una estructura molecular más débil, un rendimiento inferior y la dificultad de controlar las propiedades individuales de los materiales constitutivos. Tienen una vida útil más corta. Pero son perfectos en situaciones en las que no se espera que los palets sean devueltos.

Palets de madera prensada

Los palets de madera prensada se fabrican moldeando fibras de madera y resinas plásticas. Este proceso utiliza menos energía y recicla productos de madera, lo que hace que sean perfectos para las empresas que quieren ser más respetuosas con el medio ambiente.

Son una alternativa a los palets de madera o a los palets de plástico. Su diseño encajable ahorra espacio en una proporción de 4 a 1, lo que permite utilizar más su almacén con productos, en lugar de palets.

Al igual que los de plástico son seguros por sus esquinas redondeadas y, al estar diseñados de una sola pieza, carecen de clavos y grapas. Son lo suficientemente duraderas para su reutilización, y pesan un 30/60% menos que los palets de madera convencional y son el doble de rígidos, por lo que ganan en estabilidad. Reducen las transmisiones de vibraciones y las tensiones en los productos embalados que se transportan.

El contenido de humedad del palet de madera moldeada es del 3% en el momento de la fabricación. Esto equivale a un 86% menos de humedad que los palets de madera nuevos. Con este bajo nivel de humedad, es menos probable la aparición de moho y la atracción de plagas.

En su fabricación se llega a 350 grados Fahrenheit durante el proceso de moldeado. Por lo que tenemos un material libre de contaminantes y de plagas no deseadas. Son bienvenidos, tal cual, en China, Australia, EEUU., Canadá, México, Nueva Zelanda, Chile, Brasil, Argentina, Sudáfrica... No requieren ningún tratamiento térmico adicional para su uso en la exportación. Ya están preparados, por lo que no hay que preocuparse por los requisitos de certificación adicionales.

Otra ventaja es que su precio suele ser mucho menor que el de los palets nuevos de madera. Ofrecen una alternativa de alto rendimiento, muy eficaces para la reutilización limitada y el envío nacional, y de exportación, de un solo sentido.

 

Mostrando todos los resultados 2