Sacos

sacos-papel En Coplasem llevamos más de 25 años fabricando sacos para envasado industrial, siempre innovando y apostando por la calidad. Entre los diferentes tipos de sacos que ofrecemos actualmente están los sacos de polietileno (PE), los Sacos de polipropileno (sacos de rafia) y los Sacos de papel kraft

Mostrando todos los resultados 2

¿Quieres saber más sobre nuestros sacos para la industria?

Podemos encontrar tres tipos de sacos para el envasado industrial dependiendo de sus diferentes materiales:

  • El polietileno es el plástico más común en el mundo. Muchos productos de nuestro día a día están realizados con este material.
  • El polipropileno es un termoplástico que se creó por primera vez en 1954. No es de extrañar que al ser uno de los plásticos más baratos, sea uno de los polímeros más utilizados en la actualidad.
  • El papel Kraft lo encontramos para envasar desde materias primas químicas, alimentos, materiales de construcción, etc.

Vamos a explicar de modo más detallado las características específicas de cada uno de los materiales y sus cualidades, incluso su impacto ecológico.

Sacos de Polietileno:

¿Qué es el polietileno?

El polietileno se fabrica a partir de la polimerización del gas etileno. El proceso de polimerización del etileno da lugar a largas cadenas lineales de hidrocarburos que se ramifican en varias direcciones. El grado de ramificación determina el tipo de polietileno. El uso de varios tipos de polietileno tiene ventajas, como que tienen puntos de fusión y congelación muy altos. Según la aplicación para la que se vaya a utilizar, se decide la densidad del plástico. Existen cuatro formas en las se utiliza este polímero plástico:

  • Polietileno de alta densidad (HDPE): Tiene un número mínimo de ramificaciones de las cadenas resultantes de la polimerización. Este tipo de polietileno es rígido, robusto y duradero. Se trata de un material resistente, capaz de soportar altas y bajas temperaturas; es un material opaco, y lo podemos encontrar en contenedores de almacenamiento, bidones de agua, etc. Por lo tanto, tiene un uso más industrial. También se utiliza para fabricar bolsas para el envasado de alimentos en grano, minerales, fertilizantes, cemento y otros materiales voluminosos.
  • Polietileno de baja densidad (LDPE): Se genera a partir de la polimerización por radicales libres, lo que da lugar a una ramificación larga y corta de las cadenas. Esto hace que este tipo de polietileno sea muy dúctil, pero su resistencia y durabilidad son bajas. Con menor resistencia a la tracción que el HDPE, pero con mayor flexibilidad y resiliencia, el LDPE sirve para fabricar espuma de embalaje, guantes desechables y envoltorios de plástico.
  • Polietileno lineal de baja densidad (LLDPE): La polimerización de este tipo de polietileno da lugar a múltiples ramas cortas. El LLDPE es fuerte y duradero y ofrece resistencia a la perforación del producto. Da como resultado una alta resistencia a la tracción y una durabilidad superior a la del LDPE.
  • Tereftalato de polietileno (PET): es el tipo de plástico que todos utilizamos cuando compramos refrescos y agua embotellada; el PET es reciclable, y algunas marcas ecológicas utilizan productos de PET reciclados para fabricar artículos de moda como calcetines o gorros.

Todos los tipos de polietileno tienen aplicaciones tanto industriales como domésticas. Se pueden fabricar sacos de polietileno de alta densidad, polietileno de baja densidad y polietileno de baja densidad a medida, desde las más ligeras hasta las más pesadas.

La mayoría del LLDPE (polietileno lineal de baja densidad) no tiene más de 1,5 mm de espesor. En cambio, los productos de polietileno de baja densidad pueden tener un grosor de 6 mm o más. Sin entrar en los tecnicismos, la principal diferencia entre los dos tipos de envases es que el polietileno de baja densidad ofrece una mayor capacidad de estiramiento.

Sacos de polipropileno (PP), más conocido como sacos de rafia

¿Qué es el polipropileno?

El polipropileno, que es la resina plástica más utilizada para fabricar materiales de embalaje, es una sustancia termoplástica que resulta de la polimerización del propileno. El polipropileno es un material duradero y ligero, con excelentes características mecánicas y una gran resistencia al desgaste, la fatiga, los impactos y las temperaturas extremas.

Las ventajas de los sacos de polipropileno (PP) son:

  • 100% reutilizables y duraderos.
  • Fáciles de limpiar y antibacterianos.
  • Ligeros.
  • Transpirable o impermeable con una película laminada.
  • Un material económico.
  • Excelente resistencia a la tensión y alta resistencia al agrietamiento.
  • Resistente a altas temperaturas.
  • Resistente a la mayoría de los álcalis y ácidos, disolventes orgánicos y agentes reductores.
  • No son tóxicos.
  • No manchan.

Tipos de polipropileno:

Existen dos tipos principales de polipropileno:

  1. Homopolímero: es un polímero compuesto por monómeros todos del mismo tipo.
  2. Copolímero: es un compuesto químico de alto peso molecular formado por la unión de las moléculas de dos o más compuestos diferentes (monómeros).

No olvides, al comparar los sacos de polipropileno, fijarte en su construcción (costuras termoselladas frente a cosidas; estas últimas son mucho más resistentes) y en los gramos por pulgada cuadrada (GSM). Cuanto más alto sea el GSM, más gruesa y resistente será el saco

¿Cuál es la diferencia entre los sacos de polipropileno tejidos y no tejidos?

El mundo de los envases y los materiales de envasado es increíblemente diverso y la gran cantidad de productos de sacos de PP puede dejarlo confundido cuando trata de elegir el tipo correcto para su aplicación. Aunque los sacos de polipropileno están hechos del mismo tipo de resina plástica, difieren en la forma en que se forman. El polipropileno tejido se compone de hilos de plástico de PP que se tejen juntos, creando un material duradero con una gran flexibilidad y resistencia. En cambio, el polipropileno no tejido se une en lugar de tejerse, de modo que las fibras de plástico se fusionan mediante calor y presión para crear una hoja sellada. Ambos procesos producen sacos duraderos y fiables para todo tipo de aplicaciones de envasado.

Los tejidos de PP tienen tendencia a deshilacharse en los bordes, aunque los fabricantes experimentados de polipropileno aplican técnicas para contrarrestar el deshilachado y garantizar la integridad estructural del saco.

¿Se puede reciclar el polipropileno?

Sí. Para reciclar el polipropileno, el material se funde a una temperatura muy alta para eliminar los contaminantes. El polipropileno reciclado puede mezclarse con materiales vírgenes hasta un 50%. El polipropileno tiene el menor impacto medioambiental de todas las variedades de plástico.

Los sacos de PP son opciones ecológicas y reutilizables, gracias a su excelente resistencia a los daños causados por la tensión física y todo tipo de elementos potencialmente dañinos, como disolventes orgánicos, agentes desengrasantes, ácidos, álcalis y similares.

Sacos de papel kraft

Las bolsas de papel kraft quizá son las bolsas de papel más comunes en nuestro día a día. Al comprar en grandes supermercados, o tiendas de ropa, solemos disponer de bolsas de papel para los clientes. Pero también el papel kraft se utiliza de un modo industrial.

¿Qué es el proceso kraft?

El proceso kraft es un método químico utilizado para convertir la madera en pasta de fibras de celulosa pura. El proceso se utiliza para separar las fibras de la sustancia natural parecida al pegamento (lignina) que las une. Las fibras de celulosa producidas son muy resistentes y a veces se denominan fibra kraft. Se suele fabricar a partir de madera blanda. Las fibras largas proporcionan al papel su resistencia y se añaden productos químicos en húmedo para mejorar aún más la resistencia. Se fabrican tanto en blanco como en marrón.

Ámbito de aplicación

Se utiliza para embalar productos y se emplea en diversas industrias como la alimentaria, la agrícola, la química y muchas más. Los sacos kraft son óptimos para materiales en polvo, como el yeso, el cemento, las arcillas, etc., que requieren papeles de alta calidad. Se utilizan también para transportar productos alimentarios, como harina, azúcar, almidón, aditivos alimentarios, fruta procesada o seca, etc.

Utilizado sobre todo en forma de sacos de boca abierta o de válvula, el papel kraft para sacos destinado al envasado de alimentos contiene de dos a tres capas de papel y a menudo se combina con un tubo de película sin polietileno (PE) en el interior y/o con papel recubierto. Los valores de absorción de energía de tracción (TEA) de los papeles para sacos se han mejorado y aumentado gracias a un intenso trabajo de investigación y desarrollo durante la última década.

¿Son ecológicos los sacos de papel kraft?

Además de no ser tóxico, tiene pocas emisiones de carbono, es respetuoso con el medio ambiente y no contamina. De acuerdo con las normas medioambientales, es un material respetuoso con el medio ambiente reconocido internacionalmente. La creciente concienciación de los ecologistas y los gobiernos sobre los peligros del uso del plástico les obliga a centrarse en alternativas más ecológicas, lo que favorece la adopción del papel kraft para sacos. El reciclaje sigue siendo una de las principales tendencias a nivel global.

En Europa, la demanda de papel kraft para sacos ha aumentado debido a la creciente concienciación sobre el respeto al medio ambiente.

Mostrando todos los resultados 2