Plástico retráctil para embalajes

El plástico retráctil para embalajes es un material que se utiliza para proteger mercancías de factores externos, así como lluvia o polvo, entre otros. El uso principal del plástico retráctil para embalajes es evitar que los envíos entren en contacto con los rayos UV, de esta forma impidiendo la corrosión.

Características del plástico retráctil

Este material está fabricado sobre todo en polietileno, plástico PET y goma adhesiva, dándole así la cualidad retráctil, ya que su sellado se realiza mediante calor. El plástico retráctil es ignífugo. El color original de este material es transparente, pese a que existe el denominado polietileno pigmentado, por lo que también encontramos plástico retráctil de colores. Los más habituales son el blanco y el azul.

Ventajas del plástico retráctil para embalaje

Por sus características, el plástico retráctil para embalajes nos aporta numerosas ventajas a la hora de transportar y mantener nuestros productos.

  • Protege la mercancía de los rayos UV.
  • Es un material muy resistente por lo que evita perforaciones y desgarros. Esto es importante sobre todo en los casos en lo que las cajas tienen picos o partes salientes.
  • Se puede utilizar tanto como para transportar como para almacenar productos.
  • Proporciona estabilidad térmica, por lo que no se encoge ni se deforma en temperatura ambiente.
  • Por su resistencia, la mercancía de su interior llega en perfecto estado, e incluso permite su uso inmediato.
  • Ofrece una perfecta tracción y acoplamiento a cualquier carga una vez aplicamos el calor.
  • Es impermeable, por lo que la mercancía estará protegida de la humedad.
  • Puede proteger incluso metales, tales como cobre, aluminio, acero, latón, plata y níquel (otro tipo de metales han de ser protegidos con otro tipo de materiales, como aluminio termosoldable o VCI por ejemplo).

Usos del plástico retráctil

Lo cierto es que este material se puede utilizar en diferentes ámbitos y para fines de todo tipo. No obstante, tiene especial presencia en los siguientes casos:

Almacenamiento de productos en el exterior

Ya que este material nos ofrece una gran protección frente a las diferentes condiciones meteorológicas y otros agentes externos, se convierte en un perfecto embalaje para almacenar productos en la intemperie.

Paletización

El plástico retráctil está orientado a compactar y fijar la mercancía, de forma que no se mueva ni entre en contacto con agentes externos. Esto convierte este material en un embalaje idóneo para paletización, ya que de esta forma evitaremos que se mueva, se pierda o se caiga mientras se manipula.

Exportación

Como hemos mencionado previamente, es un material resistente y fiable. Es por eso que los productos llegan en perfecto estado a su destino.

En Coplasem encontrarás plástico retráctil para embalajes en diferentes formatos: film retráctil, fundas para palets, semitubos y láminas. Ponte en contacto con nosotros y encuentra el embalaje que necesites.

Esta entrada fue publicada en Embalajes, Film estirable. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *