Sacos de rafia, para qué son y por qué son tan resistentes

sacos de rafia Coplasem

Los sacos de rafia o sacos de polipropileno se caracterizan por su gran resistencia debido a su material, la rafia. Esta, consta de un hilo de fibra sintética que se consigue mediante la extrusión de dos materiales: PP (polipropileno) y PE (polietileno).

Los sacos fabricados con rafia, son un embalaje válido para todo tipo de productos, ya que son resistentes incluso en el caso de los sacos de gramaje más ligero. En Coplasem ofrecemos sacos de rafia adaptados a tus necesidades, ya que disponemos de diversos tipos. Si quieres saber para que sirven estos sacos y sus ventajas, sigue leyendo este artículo.

Rafia: un material resistente

Estos sacos están fabricados con rafia: un versátil material que habitualmente encontramos en el mundo del embalaje, sobre todo en bolsas o sacos. Su fabricación consta en el moldeado de plásticos, polipropileno y polietileno. Este moldeado o extrusión se consigue mediante una determinada temperatura y altas presiones.

El polipropileno se caracteriza por su gran resistencia, ligereza y flexibilidad. Las bolsas o sacos creados con este material, son válidos para diversos ámbitos y funciones.

Usos de los sacos de rafia

Como hemos mencionado antes, los sacos de rafia se utilizan como embalaje para diversos ámbitos debido a su alta resistencia. Lo observamos como empaque de productos orgánicos: arroz, pienso, semillas, harinas, cereales, etc., tanto como en el caso de algunos productos químicos, material de construcción, por ejemplo. De hecho en las obras y/o reformas, es habitual ver este tipo de sacos para recoger los escombros.

También se pueden utilizar dentro del hogar, para mantener el orden y la limpieza, tanto dentro como fuera de casa: en el jardín, garaje, trastero, etc.

Ventajas de los sacos de rafia

Los sacos de este material nos ofertan muchas ventajas. Para empezar, gracias a la alta durabilidad, permiten su reutilización. Y es por eso que el uso de este tipo de sacos nos supone un ahorro tanto como en la compra, como en la producción.

Los sacos de rafia además son muy resistentes, por lo que soportan el proceso de estiba, transporte de productos y el periodo en el almacén perfectamente. Son un envase muy seguro para cualquier producto, ya que además de su destacada resistencia, son permeables al aire. Son una barrera contra el polvo y la humedad, lo cual es vital para la óptima conservación de los productos en su interior. Además, si queremos añadir algún logotipo, fotografía o texto informativo en la superficie, la tinta no se filtrará al interior.

Por último, cabe destacar que los sacos de rafia están laminados interiormente. Es decir, no solo están formados de PP (polipropileno). Para otorgar una mayor protección, dispone de una bolsa interior de PE (polietileno). De este modo también obtendrá una mayor seguridad, ya que los dos sacos quedarán cerrados por separado de un modo independiente.

De modo que no cabe duda de que los sacos de rafia son un embalaje óptimo en cuanto a resistencia y ligereza, además de ser un producto económico.

Cierre eficaz

El método más acertado para cerrar los sacos de rafia es mediante costura. En Coplasem también ofrecemos máquinas cosedoras con hilo para cerrar este tipo de sacos o bolsas. En vez de llevar un cerrado térmico, los sacos de rafia son reforzados mediante la costura. Por otro lado, entre los productos de embalaje que ofertamos en Coplasem, disponemos de sacos de rafia con sistema de llenado de válvula. Además, fabricamos la boca de la válvula de llenado a la medida que se necesite.

 

Si estás buscando un embalaje resistente y económico, los sacos de rafia son tus aliados. En Coplasem encontrarás todo tipo de embalajes para todas las necesidades.

 

Esta entrada fue publicada en Bolsas, Envases y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *