Se imponen las ventajas de las bolsas de papel

bolsas de papel coplasem

En nuestro entorno de envases y embalajes era algo sobradamente conocido el que las bolsas de papel resultaban ser mucho mejores que las bolsas de plástico en la mayoría de las ocasiones. La nueva normativa del pasado mes de Mayo sobre reducción del consumo de bolsas de plástico nos lo ha venido a confirmar.

Lo principal de la normativa del 18-05-18 sobre los envases y embalajes

Básicamente la normativa pretende reducir el consumo de bolsas de plástico por los perniciosos efectos que producen en el medio ambiente. Especialmente cuando existen otras alternativas como las bolsas de papel que son mucho más respetuosas con nuestro entorno. En efecto, las bolsas de papel son reciclables y biodegradables además de una alternativa barata mucho menos contaminante que las de plástico.

Obliga, a partir del 1 de Julio de 2018, a cobrar al consumidor final en el punto de venta por las bolsas de plástico que se destinan a acarrear la compra. Una medida disuasoria que anticipa la prohibición definitiva de emplearlas a partir de 2020. Aunque el coste sea de unos céntimos, sensibiliza al consumidor aparte de la molestia que supone en muchos casos el desembolso de cantidades tan pequeñas.

Qué otras ventajas tienen las bolsas de papel

Como consecuencia de las películas americanas, tenemos la imagen equivocada de que se rompen con extremada facilidad. Dado que en Norteamérica se suele ir a todas partes en coche, ellos solo las usan para ir del comercio al aparcamiento y del garaje a su casa por lo que no necesitan que tengan asas ni que sean fuertes. Pero actualmente las bolsas de papel soportan sin problemas hasta diez kilos, tienen asas que las hacen más cómodas de llevar y no se desfondan fácilmente.

Otra ventaja que tienen es que absorben la humedad. Los amantes del buen pan sabemos de la importancia que tiene llevarlo en bolsa de papel porque mantiene muchísimo mejor sus propiedades. Lo mismo sucede con la bollería cuando la compramos caliente. En el caso de los alimentos que van a ir a parar a la nevera, se conservan mejor en ella si los mantenemos dentro de la bolsa de papel.

También podemos almacenarlas fácilmente dado que se pliegan y guardan mucho mejor que otras. Así pueden reutilizarse con lo que nuestra contribución al medio ambiente será mayor.

Las bolsas de papel son muy variadas en sus formas, asas y colores. Así podremos personalizarlas para nuestro negocio. Como además se mantienen bastante estiradas, podemos colocar el logotipo y los datos más relevantes con la seguridad de que la bolsa nos identificará perfectamente.

En resumidas cuentas, bienvenida sea una normativa que tiene en cuenta que usar bolsas de papel es mucho más beneficioso desde todos los puntos de vista.

Esta entrada fue publicada en Bolsas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *